FANDOM


Kihal Toghrul es una chica del Reino de Clarines que vive en las Islas Yuris del sur de Clarines, donde se crio junto a unas hermosas aves azules con crestas y las puntas de las plumas de sus alas y colas verdes. Según ella, cuando estas vuelas, parece que el ''océano está volando''.

Historia Editar

Pueden haber SPOILERS del anime que no quieras saber. CUIDADO.

Kihal vive en las Islas Yuris del sur de Clarines desde que nació, al igual que su familia que está allí desde su bisabuelo. En la isla vive una especie de pájaros azules y verdes que son muy buenos para encontrar a los peces en el mar, ayudando a la gente de la isla a pescar. Kihal es muy apegada a estos animales, en especial a Popo, a la que llama con su silbato hecho de piedra de nogal, un mineral que es ubicado por los mismos pájaros.

Cuando la mitad de la isla en la que ella vive fue heredada por un noble codicioso, Lord Brecker que quería junto a sus amigos las plumas de las aves para venderlas a altos precios, Kihal y su familia pidieron reiteradas veces al Lord y sus compañeros que pararan con la caza, pero estos no los escucharon. Cuando el Lord le dijo que si quería quejarse, el la llevaría ante el príncipe, a lo que ella aceptó. Kihal llega entonces a la capital del Reino de Clarines para hablar con el príncipe Zen, con el objetivo de acabar con la caza de aves de la especie de Popo.

Allí conoce a Shirayuki y a Obi, a quienes les dice su situación y les expresa el gran desagrado que tiene por los nobles. Cuando Shirayuki le dice que el príncipe Zen no es de la forma que ella piensa, Kihal se niega a creerlo.

Ya en la audiencia con el príncipe, este dice que antes de poder hacer nada debe considerar las dos partes, la del Lord y la de Kihal, a lo que ella considera solo otra forma de que un noble la menosprecie. Esto no hace que su opinión hacia Zen o hacia los nobles cambie.

Zen se siente impotente por no poder ayudar a la gente de Yuris y a las aves, pero el problema está fuera de sus manos. Entonces, con la ayuda de Shirayuki, crean un plan para probar que estas aves tienen valor y por lo tanto no pueden ser cazadas. Cuando le proponen la idea, que consiste en emplear a las aves para que sean una vía de comunicación a larga distancia para el reino, Kahil acepta, pero aún se siente incapaz de confiar en el príncipe Zen, por lo que le pide ayuda a Shirayuki, a ver si se le pega un poco de esa confianza que la última tiene en Zen.

Para que esta idea quede vigente, necesitaban hacer una prueba para comprobar que las aves eran más rápidas como mensajeras, por lo que Kahil tendrá que enviar un mensaje a Shirayuki, que estará en una torre a 10 km de distancia del castillo, un viaje que un mensajero a caballo hace en 40 minutos, Popo deberá hacerlo en 25 para que sea aprobada la idea.

A pesar de que la prueba fue todo un éxito, el Vizconde Becker intenta boicotearla, para así poder seguir cazando a las aves. Por esta razón, el Lord fue arrestado y las aves ahora protegidas por el Reino de Clarines como sus mensajeros.

Luego de eso, Kihal acompaña al príncipe a su tierra natal a negociar con las autoridades de las Islas Yuris el uso de la aves como mensajeras. Estos les piden dinero y las disculpas del Vizconde, para el disgusto de Kahil, pero este no acepta darles el dinero, si bien si buscará la disculpa del Lord, ya que dice que eso no lo hará mejor que el mismísimo Becker, algo que las autoridades del pueblo aceptan con respeto y admiración, y pidiendo disculpas por su impertinencia, aceptando trabajar juntos, lo cual hace muy felices a los niños de las Yuris. A raíz de esto, hay una fiesta de celebración.

Durante esta última, Kihal habla con su padre, miembro de las autoridades, donde este le dice que la realeza no es igual que la nobleza, ya que no juzgan a las personas ni les dan más importancia por su status social.

Personalidad Editar

Se define a si misma como mala para las formalidades (Capítulo 10 del anime), por lo que le pide a Shirayuki que la llame por su nombre de pila.

A Kihal se le presenta por primera vez como una chica con resentimiento hacia los nobles, considerando que estos miran a todos los demás con aires de superioridad, pero gracias a la ayuda que recibió del príncipe Zen y Shirayuki para salvar a las aves de las Islas Yuris del Vizconde/Lord Becker, su opinión cambió un poco, en especial hacia Zen, ahora tratándolo con respeto sincero, llegando incluso a ponerse nerviosa por viajar con alguien tan importante que de verdad no se preocupa por el status social.

También se muestra como una persona muy preocupada por la fauna, pudiendo llegar a compararse por la preocupación de Shirayuki por las plantas.